Ponce de León: "Hay situaciones que no se ven porque ocurren dentro de casa. Da vergüenza pedir y decir que uno pasó hambre"

El cura párroco que está al frente de una importante obra social, con la puesta en marcha de un comedor que ya tiene varios años, habló con 220.UY sobre la realidad social que hoy se vive.
Imagen2

"Mantenemos y queremos conservar el ambiente. Hoy nos encontramos con unas 15 o 16 personas que asisten al comedor, y a veces, con el frío, ese número puede bajar", dijo a 220.UY el Padre Martín Ponce de León, el cura de la Parroquia "San Pío X", que es donde se lleva a cabo la gran obra social que con el correr de los años ha perdurado gracias al apoyo de mucha gente, pero particularmente a la perseverancia de quien hoy es guía de la idea.

Al comienzo del análisis y de cómo transcurrre la temporada invernal al frente del comedor de "Pío X", Ponce de León recordó el fallecimiento de uno los hombres que hasta hace pocas semanas integraba la lista de las personas asistidas por esta importante obra social.

"Es el quinto que se queda por el camino, son realidades que duelen porque la mayoría de esta gente que ha quedado por el camino, al menos 3 de los 5 estaban solos. Eso duele, porque son realidades que a veces no se ven, o son realidades que no se quieren ver", dijo Ponce de León.

Sostuvo que siempre miramos los casos de situación de calle, "pero si uno mira de puertas hacia adentro, todos sabemos que no es una cuestión de campaña política ni nada por el estilo, pero la situación hoy por hoy no está fácil", aseguró.

Se preguntó, Ponce de León: ¿cuánta gente hay que está pasando mal realmente?, y eso no se ve porque ocurre "puertas adentro".

Indicó que esas situaciones no se ven porque ocurren dentro de la casa y da vergüenza salir a pedir, da vergüenza salir decir que se pasó hambre, da vergüenza decir que uno está solo y no tiene un lugar a donde ir, "entonces es muy difícil ayudar y responder a esas situaciones", manifestó el cura.


"Yo siempre digo que Mercedes es una ciudad privilegiada, porque no hay 20 o 30 casos de situación de calle como ocurre en otros lugares. Gracias a Dios, en Soriano se está haciendo un buen trabajo de vigilancia, de atención y cuidado, con búsqueda de respuesta. Pero ya al saber que hay un solo caso de situación de calle, para quienes nos llamamos cristianos es una bofetada", remarcó el Padre Martín.

Expresó que en el comedor que lleva adelante junto a mucha gente solidaria, que concurre los martes, jueves y sábados para poner la obra social en funcionamiento, los recursos nunca sobran pero a la vez nunca faltan. "Siempre hay apoyo y siempre hay gente que está dando una mano", dijo.

INSISTIÓ EN QUE, EN NUESTRA SOCIEDAD NO SE PUEDE SER INDIFERENTE.

"Lo que se puede hacer es no ser indiferente. Hace un tiempo en una reunión una persona dijo: es un mundo que no se ve. Y no podemos decir ese tipo de cosas. Basta con mirar las cosas, entonces no se puede ser indiferente", sostuvo Ponce de León.

"Hay que sentir que ese alguien me necesita, que tengo algo para darle, así sea una palabra, un saludo, porque todos podemos ayudar. En muchos lugares se cocina, se lleva esa comida y se reparte, entonces todo nace de no ser indiferente frente a la otra persona", expresó Martín Ponce de León.

220.uy

Portal de noticias: www.220.uy, periodismo digital y audiovisual, con toda la actualidad informativa.

Te puede interesar