220.UY | Seguinos en redes

Columna: Encadenamiento virtuoso, por Aníbal Durán

Aníbal Durán es el Director Ejecutivo de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (APPCU)

Columnas Redacción 220.UY Redacción 220.UY

Compartir

IMG-20230601-WA0016

Banner-Junta-Maldonado-324143

 Ya hemos mencionado lo que todo el mundo conoce: la industria de la construcción en forma directa y por todo lo que implica en su derredor, es un sector clave en nuestro PBI. Cerca del 10% en la actualidad. Es un sector vital para abatir el desempleo, donde algunos puestos de trabajo no necesitan de mayor capacitación para ejercerlo y como decíamos antes, impulsa decenas de pequeñas industrias, además de profesionales de diversa laya que están en el entorno del negocio. Es determinante para la producción de infraestructura de diversos roles, construcción y reparación de viviendas. Tiene que ser un sector que imprescindiblemente debe trabajar con eficiencia y además ser productivo por el rol social que ocupa, entre otros, una vivienda digna, como ya hemos mencionado, es sinónimo de una vida digna, donde la salud, la higiene, un espacio para estudiar y el entorno, depende precisamente del lugar donde se viva. Como decíamos, si es importante su contribución directa al PBI, no es menor ese encadenamiento que genera, que repercute en toda la economía creando como tantas veces lo hemos dicho, un círculo virtuoso alrededor de la obra (en este caso). El CEEIC (Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción), ha demostrado que un aumento de un dólar en la demanda final de la construcción, genera encadenamientos hacia atrás, en los sectores proveedores , por ejemplo, que determinan un incremento de producción de 4.41 dólares ((Ec. María José Fernández). Encadenamientos hacia atrás responde a la capacidad del sector de mover a otros sectores vinculados con la demanda de insumos que el sector consume. Decenas y decenas que generan valor agregado, como hierro,

cerámica, cemento, pintura, maquina ria y así podríamos seguir en una lista casi interminable. Y además existen proveedores de proveedores. El andamiaje es revolucionario, la dinámica laboral es expansiva, la economía se moviliza. Con inteligencia el gobierno actual viene adoptando medidas que incentivan al sector, conscientes precisamente de estos aspectos que estamos reseñando. Un complemento imprescindible a las nuevas normas, debe referir a la diligencia en los trámites de la administración central, entes y gobiernos departamentales. Si por un lado nos acicatean para poder comenzar obras , pero por otro el burócrata se encarga de obstaculizar con papeleo y sellos interminables, el desafío quedaría paralizado. Es imprescindible una ágil reforma del Estado para que el país comience a funcion ar de acuerdo a las exigencias modernas. Y para ello contar con el apoyo de los funcionarios es determinante. Si éstos no acompañan, estéril será todo el esfuerzo. Desde APPCU y desde hace mucho, propiciamos que se nombre un interlocutor del organismo que sea, para que el diálogo sea fluido y se tom e n las decisiones prestamente. No es pretender pasar por encima de nadie; sucede que estamos hablando de mucho dinero que se va a invertir y es perentorio que los trámites no se dilaten. Decenas de casos conocemos, donde las demoras burócratas han espantado al inversor y el promotor compatriota ha quedado en ascuas, intentando explicar lo inexplicable. 54 mil obreros directos a lo que hay que agregar uno indirecto por cada directo, rondamos los más de 100 mil puestos de trabajo y si a eso agregamos como decíamos antes, todo lo que mueve en derredor (proveedores de insumos, barracas, sanitarias, transporte de materiales), llegamos a una cifra muy considerable. Esto significa un 10% más o menos de la ocupación Si a buenos incentivos le agregamos agilidad administrativa, el sector de la construcción será siendo determinante para una economía que trepida entre nubarrones propios y ajenos.

Aníbal Durán

Te puede interesar
Lo más visto

220.UY | Más Información

Banner-Estilo-Radio