220.UY | Seguinos en redes

Columna: Burocracia sin parangón, por Aníbal Durán

Aníbal Durán es el Gte. Ejecutivo de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (APPCU)

Columnas Redacción 220.UY Redacción 220.UY

Compartir

IMG-20230601-WA0016

Banner Junta Maldonado 3243


Comprensión del problema
Estar en la tarea cotidiana con quienes invierten en el país y apuestan a generar 
demanda de mano de obra, dinamismo económico, es una proyección de confianza de 
aquellos, que debería recibir un tratamiento mucho más diáfano y breve.
Si estamos diciendo que nuestro país no crece a una tasa razonable desde hace lustros 
y lustros, hoy estamos en un porcentaje de 1% más o menos y el panorama no luce 
demasiado alentador hacia adelante, estamos en problemas.
Por supuesto que ha habido cambios estructurales que se valoran, el país sigue 
gozando de buen nivel de adhesión en el concierto mundial, pero lo cierto es que hay 
una merma de inversores en el extranjero, seguimos siendo muy caros y expertos en el 
metier manifiestan que seguiremos así por un tiempo.
Todo esto y mucho más que se podría decir, suena como a un sonsonete que se repite 
sin cesar, una retórica que se dice en el contexto que sea pertinente y que 
balbuceamos sin solución de continuidad, pero luego queda en esa expresión de 
deseos, formando parte de una rutina que el decurso del tiempo no logra apaciguar.
La seguridad se roba las miradas de la ciudadanía, no hay civilización en un país donde 
no se puede vivir en paz, no debemos desdeñar a la educación, como un eslabón de la 
cadena que es perentorio seguir mejorando.
Tanto que se refieren a políticas de ESTADO, la seguridad como la educación deberían 
formar parte de ese estatus que trascienda a los partidos políticos.
Claro, ante objetivos de tanta grandilocuencia, escribimos sobre la promoción privada 
en vivienda y lucimos como un tema menor en el conglomerado de postulados.
Y eso que hablamos de vivienda, un bien que poseerla no solamente afinca a una 
persona con su ciudad y su país y concomitantemente a su entorno (no es un axioma, 
pero es una posibilidad), sino que además quien posee una vivienda a título que sea, 
ayuda a la dignidad de dicha persona o familia.
Dirán que los promotores privados apuntan a un target superior y demás, pero 
también trabajamos en el plan ENTRE TODOS del Ministerio de Vivienda, donde los 
deciles son más bajos y estamos procurando, enfatizar aún más nuestro vínculo con 
dicha cartera de Estado.

Pero qué sucede con toda la parafernalia de obstáculos que se presentan a la hora de 
invertir??
Sucede que dichos contratiempos paralizan, crean la duda de la inversión o no, surge la 
alternativa igualmente válida, de enviar su dinero a otro destino, como puede ser 
bonos soberanos, acciones, aspectos bursátiles en general, que no demandan tanto 
esfuerzo intelectual, físico y económico en forma conjunta.
Entonces desde mi lugar de trabajo se suceden las llamadas en busca del allanamiento 
del camino, en un sinnúmero de entes autónomos o servicios descentralizados, o algún 
ministerio relacionado con el metier, o el gobierno departamental donde se va a 
realizar la inversión y el emprendimiento (sustancialmente Montevideo) y ese trajín 
incansable, desemboca en un verdadero galimatías que muchas veces quiebra la 
voluntad positiva del promotor inversor que sea.
NO PUEDE NI DEBE SUCEDER. Es atentar contra un verdadero círculo virtuoso que se 
podría constituir en un abanico de buenas posibilidades.
Sucede que hasta se naturaliza el PESAR, la DESVENTURA del organismo que sea, la 
falta de empatía que también sucede, con el agregado de la actitud de algún 
funcionario que con su “sellito” estaría permitiendo que el andamiaje se mueva pero a 
su vez, con su inercia, desidia o hasta mala fe, impide la inversión de marras y como 
hemos mencionado N veces, los inversores que no son del metier y están coinvirtiendo con el promotor que competa (y yendo a nuestra tarea), se va con sus 
petates a otro destino, no sé si más seguro, pero sí rápido y que le reditúa con más 
fluidez.
Será cambiar la cabeza del funcionario público? Está claro que, SIN la colaboración de 
éstos, no habrá reforma sustancial del Estado, por más buena voluntad que se exhiba.
Y entre tantas razones, seguiremos creciendo a tasas ridículas e inmersos en una 
mediocridad que se intenta apaciguar sin conseguirlo, con temas en la agenda, muchas 
veces de una cursilería supina que por ahí vende cantos de sirena a la población, pero 
que no nos permitirá aspirar a ser un país desarrollado, anhelo de más de un candidato 
ahora en la palestra.
Los promotores privados que invierten miles de millones de dólares en el país, desde 
antiquísimos tiempos LO PADECEN, coadyuvando a su vez, el precio del dólar que está 
causando estragos. Necesariamente hagamos hincapié en los temas que le cambien la vida a la gente y no 
en sandeces de circunstancia. Apuntalar la inversión y desbrozarla de tanto escollo, es 
de orden, pero no parece que se entienda.
Aníbal Durán

Te puede interesar
Lo más visto

220.UY | Más Información

Banner-Estilo-Radio